fbpx

El deseo y la angustia

bueno amiga, porque quieras o no, ese acercamiento implica un duelo,
Una despedida.

Lo cuento porque creo que aplica a muchas cosas y quizás te hace bien.
(Reemplaza la palabra casa, con lo que quieras, puede ser trabajo, pareja, amiga, ciudad)

Esto lo escribí el domingo.
Si todo sale ¨bien¨ este lunes posiblemente reservemos una casa.

Una casa que tiene el jardín que tanto quiero,
Y el silencio que tanto necesito
Entre otras cosas mas

Y aún cuando hay deseo,
Se me mueve todo el piso y me siento en un momento muy vertiginoso de mi vida.

Porque reservar esa casa,
Pintarla
Y ponerle cositas lindas,
Implica decirle ADIÓS a esta casa

Esta casa que me recibió hace 7 años cuando llegué de Australia sin un peso y sin ninguna idea sobre que quería hacer (más que estar un tiempo en familia).

Una casa que fue amor a primera vista
Una casa que nos vio crecer y ME VIO CRECER.

Una casa en donde viví varias de las crisis existenciales que ya conoces.

Una casa donde dí mi primer taller
Y mi segundo 
Y como quince más.

Una casa que me atajó cuando renuncié a un laburo, a un título y a una forma de ver la vida.

Una casa en donde creé un mundo hermoso e increíble que me llenó el corazón.
Y aunque sé que ese mundo me lo llevo a donde quiera.
Hay algo de acá que se siente como una despedida.

Que me hace llorar, moquear y todo junto.

En este 2 ambientes todo se siente más seguro y más conocido,
Pero también, y de varias formas, ya se siente más incómodo (no te voy a mentir)
Porque donde éramos 2 hoy somos 4, o 6, si contamos nuestros 2 emprendimientos que funcionan 24×7 acá.

Lo que necesitaba ayer, no es lo que necesito hoy.

Lo sé pero aún así, a veces busco excusas para a veces no hacer.
Busco algo perfecto que no existe, doy vueltas
Y hoy me pregunto si eso no es un miedo disfrazado para no hacer.

¿Cómo puedo querer tanto algo y al mismo tiempo sentirme tan paralizada?
Este es un duelo y una despedida que necesito atravesar.

Para abrir puertas nuevas, muchas veces hay que cerrar otras en el camino.

Hoy es miércoles y esa casa no la reservamos,
Pasaron cosas, 

La búsqueda y la despedida siguen.


Ayer una de ustedes me dijo algo que me llegó un montón

¨Cuanto amor hay en esa casa. ¿Cómo no te va a costar la despedida?¨

Y si…pensé…

Hoy escribiendo este mail me acordé de Paz y de una foto que subió hace un tiempito.


Los cierres e inicios movilizan.

Hacer cosas nuevas moviliza.

Desear moviliza.

Cambiar moviliza. 

Sea una casa, un trabajo o la idea que tenias de vos misma.

A veces el redefinir las prioridades te puede mover mucho el piso.(y esta bien) 

Así que si estas en esa, tranca, no estas sola

NOS PASA UN MONTÓN.

(El tema es que en el 99% de los casos nos lo comemos, ponemos cara de que esta todo bien y no lo contamos)


Hasta años me enorgullecía ser una caja hermética que nadie pudiese leer.

Con los años y los golpes me fui ablandando y me di cuenta que esa coraza blindada no solo me alejaba de los demás sino también de mi misma. 

Quienes me conocen de antes no pueden creer esta nueva versión jaja

Hoy sé/siento que abrir lo que nos pasa nos une y hace que esta vivencia en el planeta tierra sea al menos un poquito más fácil y ligera. 

Para cerrar…. los duelos y las despedidas duelen (y esta bien)

Abrazo!

Flor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.