fbpx

Amiga, bajá un cambio

Que difícil es parar ¿no?

Soy una hacedora nata, hago hago y hago, y si bien me considero una mujer muy introspectiva me di cuenta hace unos meses que necesitaba desacelerar. Había cosas que no lograba entender de mi misma y no las iba a encontrar si seguía arriba de mi tan amada Ferrari mental.

No me resultaba nada divertido pero sabía que las respuestas que estaba buscando, en parte las iba a encontrar si bajaba un par de cambios y me paraba a observar.

En el ínterin de este experimento de desacelere encontré prácticas que me hicieron muy bien y que hoy quiero compartir.

Porque a veces estamos tan aceleradas que ni sabemos como parar.

¨No se puede correr y sentir al mismo tiempo¨dice una parte del libro El caballero de la armadura oxidada. Y Sabes que creo que tiene mucha razón!

Desacelerar permite empezar a registrar, a notar sutilezas y no sutilezas jaja.

¿Qué cosas lindas nos estaremos perdiendo por estar a las corridas?

¿Qué cosas incómodas estaremos tapando queriendo correr todo el tiempo?

 

Confieso que amo este taller. En Enero di el taller grupal pero también me puse en rol de participante e hice todos los ejercicios. 

El taller es desafiante no te voy a mentir, porque pone en primera plana todos los automatismos que tenemos para acelerar, porque nos pone frente a frente con nosotras mismas, porque nos muestra las cosas que nos son difíciles de ¨erradicar¨pero también, y para que veas que no todo es pesado, me ayudó a conectar con una belleza hermosa. Pude vivir un nuevo ritmo, pude abrazar, desear y conectar con una nueva velocidad.

Mas abajo te cuento un poco que opinaron las chicas que ya hicieron el taller.

Mientras tanto ya de doy la bienvenida!