fbpx

Amiga, baja un cambio

Ya es junio y no quiero sentir que una vez mas, el año se me pasó volando. Que es Diciembre y que en casi 365 días no tuve ni me di un espacio para parar a pensar.

Pero pensar en serio, de verdad, 

Para bajar un par de cambios, y reordenar un poco la casa y la cabeza.

Porque no sé ustedes, pero yo, si no paro para sentir y ver que me pasa, no puedo distinguir ni quien soy ni a donde quiero ir.

🙃En los últimos año (y por distintas razones) paré 3 veces para pensar

Estas pausas me fueron revelando pistas.

Algunas las distinguí de inmediato, otras no.

Parar un poco la maquinita mental me mostró un montón de cosas, por ejemplo: que había cosas que pensaba que tenia re claras pero no (AY que molesto que fue darme cuenta de esto!!)
 
Pero también (gracias al universo y al desacelere) pude conectarme con una Flor mucho más serena y agradecida, y eso si, se sintió muy bien.
 
Creo que parar tiene algo de misterio, porque nadie sabe exactamente que puede aparecer al desacelerar.
 
🕵️‍♀️Parar ayuda a mirar nuestra vida a través de una Lupita.
Porque los detalles nunca se pueden distinguir a las corridas.

No se puede correr y sentir al mismo tiempo¨ dice una parte del libro ¨El caballero de la armadura oxidada.¨ y creo que tiene mucha razón.

Acá es donde nos pregunto:

¿Qué cosas lindas nos estaremos perdiendo por estar a las corridas?

¿Qué cosas incómodas estaremos tapando al estar corriendo todo el tiempo?

Confieso que amo este taller.

Pero hasta esta altura tengo que decirte que es un taller simple pero complejo.

Es simple porque las propuestas y los ejercicios están al alcance de la mano, no vamos a hacer cosas raras.

Y es complejo porque honestamente nos cuesta parar (y más si ya estas pensando en sumarte al taller jaja)

Nos cuesta por un montón de cosas: porque nunca nadie nos lo enseñó, porque no es una practica muy celebrada, porque tenemos una adicción al hacer (no importa que, pero al hacer en sí) y finalmente porque parar va a traer sensaciones, ideas y recuerdos que no siempre nos van a gustar. Ojo no todas, algunas nos van a encantar.

 

Parar muchas veces es salir de la zona de confort.

Si queremos cambiar, primero necesitamos parar a sentir.

Parar a registrar, a pensar, a darnos tiempo.

 

Como te decía, creo  que estamos más acostumbradas a la rutinita desenfrenada de hacer.

En parte porque es fácil ¿no? ¿hacer que sentir? pero bueno… ¿Cuál es el costo de nunca parar? 

Si conoces mi historia, sabes que me costó caro. Mi cuerpo me paró de la peor manera, en el peor momento y en el peor lugar.

Por suerte creo que aprendí, porque nunca más terminé en un quirófano de madrugada.

Pero sin ir a extremos hoy ya es casi Junio y no quiero sentir que en un segundo ya es Navidad.

Quiero vivir una vida más tranquila y más conectada.

Quiero vivir una vida que se sienta bien, y para eso muchas veces es necesario parar para reevaluar.

Para bajar un cambio no es necesario ir a un retiro de 3 meses en el Tibet, podemos desacelerar desde acá.

Así que oficialmente, te doy la bienvenida a este taller.

Vamos a recorrer distintos tipos de ejercicios, desde propuestas simples hasta ejercicios de collage y escritura creativa.

La idea es que puedas registrar todo lo que te pasa este mes, tus automatismos para acelerar, la incomodidad que aparece al desacelerar y las nuevas ideas y sensaciones que piden salir.

Bajar 3 cambios para sentir, para hacernos preguntas, para explorarnos, para salir del automático.

Desacelerar para ver que pasa.

Traigo este taller porque me parece importante y poderoso darnos un espacio para parar.

Porque si vivimos a las corridas. ¿Cuándo es que paramos a pensar?

Data importante que (casi) siempre me olvido de compartir!

El taller arranca el 18 de Junio pero el primer encuentro lo tenemos el sábado 25.

Esto es para que cuando nos veamos, ya tengamos material para charlar, compartir y debatir.